Publicado el Deja un comentario

Hacer la cama: dos teorías antagónicas sobre ello

Hacer la cama

¿Te levantas apurado y no tienes ganas de hacer la cama? ¿Has pensando frecuentemente: “¿para qué hacer la cama, si luego me acostaré en ella nuevamente más tarde?”?

Pues bien, en Uncolchon.es queremos informarte acerca de las ventajas y desventajas de hacer la cama diariamente. ¡Presta atención a este artículo y cambiará la manera en la que concibes el hecho de hacer o no la cama al levantarte!

Hacer la cama: una teoría científica que avala no hacerla

¿Qué ocurre bajo una mirada microscópica en nuestra cama? Millones de ácaros, considerados como pequeños arácnidos que solo pueden ser vistos bajo los ojos de un microscopio, habitan en nuestras sábanas, almohadas y colchón. En efecto, suelen defecar sobre estos elementos y permanecen adheridos durante períodos prolongados, favorecidos por la presencia de humedad.

Los ácaros son los responsables de ocasionarles múltiples problemas a las personas que padecen alergias, asma y otras enfermedades de carácter respiratorio. Y aunque trates de llevar a cabo una limpieza adecuada de tu colchón, ni siquiera una aspiradora podrá hacer que los ácaros desaparezcan.

Por esta razón, existe esta teoría científica aún no comprobada que expresa que lo recomendable es no hacer la cama para neutralizar la humedad, que se genera por medio de la transpiración a la hora de dormir. Ventilando la cama, se causa la muerte por deshidratación de estos molestos arácnidos.

Hacer la cama: una teoría positiva desde una perspectiva psicológica

Muchos son los profesionales del área de la Psicología que afirman que el hábito de hacer la cama colabora con la generación de una salud emocional óptima. ¿De qué modo? Pues bien, al levantarnos y tomarnos el tiempo necesario para hacer la cama antes de comenzar con nuestras actividades diarias, les da un marco de orden a nuestra mente y a nuestra psiquis.

De esta manera, ayuda a cambiar la autopercepción durante nuestro día a día. Nos sentimos útiles. Es decir, de manera inconsciente, adquirimos un hábito saludable que tiende hacia el orden y deshecha el caos.

Este orden, aunque no nos demos cuenta, se verá reflejado en nuestro bienestar y en un aumento de la productividad, asociado con las actividades diarias a realizar. El cerebro comprende que ha culminado el momento del descanso y que ha comenzado la activación física y mental.

El tiempo, entonces, parece administrarse mejor y sentimos mayor control sobre él y sobre nuestra vida. Como consecuencia de ello, las metas parecieran ser más alcanzables y la autoestima mejora.

Hemos llegado al final de este artículo sobre hacer la cama o no hacerla. Desde Uncolchon. es, nos esforzamos para que no solamente puedas adquirir los mejores productos para tu descanso, sino también para informarte y asesorarte sobre temas íntimamente vinculados con tu bienestar durante tu sueño y el de tu familia.

Esperamos, entonces, que este análisis haya sido de tu agrado y/o utilidad. Como siempre, te recomendamos que sigas leyendo otros de nuestros artículos:

Dormir con niños en el mismo colchón: ¿es recomendable?

Cómo dormir fresco en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.