Publicado el

Consejos para mantener un colchón en buen estado

mantener un colchón

Muchos piensan que un colchón, literalmente, “se conserva solo”. Es decir, que no hay que realizar ningún tipo de maniobra especial para mantener un colchón. Nada más lejos de la realidad. Para que llegue en el mejor estado posible al final de su vida útil hay que tener en cuenta varios aspectos. Y tomar varias medidas preventivas para evitar su desgaste. De esta manera, llegarán en las mejores condiciones al final de su vida útil: unos 10 años.

Consejos prácticos para mantener un colchón casi como el primer día

Entre las precauciones que debes tomar están algunas relacionadas con el ambiente que rodea a la cama y al colchón. Entre ellas, mantener la habitación en la que está debidamente aireada y ventilada. Por lo tanto, es aconsejable abrir las ventanas o el balcón de las habitaciones durante unos minutos a diario. Así es más sencillo mantener un colchón.

También hay que evitar que en los cuartos haya una humedad excesiva. Además, es conveniente que no se coloquen elementos calientes sobre ellos. Por ejemplo, bolsas de agua caliente o mantas eléctricas. Sobre todo, si el colchón es viscoelástico, como este modelo que vendemos en la tienda de uncolchon.es. Y si, por cualquier motivo es necesario llevarlo a otro punto, por ejemplo, por una mudanza, no hay que doblarlo. Ni enrollarlo. Basta con cubrirlo con una funda protectora para que no se dañe y retirarla cuando llegue a su destino.

Además de estas precauciones, más relacionadas con el entorno que con el propio colchón en sí, hay otras a tener en cuenta con ellos para mejorar su conservación. Te las mostramos a continuación.

Precauciones a tomar con el colchón para mejorar su conservación

La principal medida que debes tomar para mantener un colchón y evitar que sufra innecesariamente es cubrirlo con una funda para protegerlo. Puede ser o elástica, de las que cubren solo uno de sus lados, o de cremallera, que lo cubre por completo. En cualquier caso, hay que elegir una fabricada con materiales transpirables. En la medida de lo posible, evita las plastificadas. Con ellas el colchón no transpira, y sufrirá un deterioro mas rápido.

Para limpiar el colchón, en general, basta sacudirlo con golpes firmes. A ser posible, por sus dos caras. Si tu aspiradora tiene varias boquillas y una es adecuada para colchones, pásasela de vez en cuando. Y si el colchón se mancha, sigue las instrucciones de su fabricante para eliminar las manchas.  En general, se puede limpiar frotando su superficie con un paño humedecido en agua templada y jabón neutro. Después hay que aclararlo con cuidado para evitar que queden restos de jabón o cercos de suciedad.

Y aunque la hemos dejado para el final, esta recomendación es de las más importantes. Hay que girar o voltear el colchón cada cierto tiempo. Así se evitan deformaciones y pérdidas de firmeza diferenciadas. En el caso de que la superficie del colchón sea la misma por sus dos caras, se puede voltear sin problemas. Basta con hacerlo más o menos cada tres meses.

Si la superficie del colchón no es la misma en la parte sobre la que te acuestas y en la que reposa sobre el somier, no le des la vuelta. En ese caso hay que girarlo 180 grados. Es decir, colocar la parte que apunta hacia los pies de la cama hacia la cabecera, y viceversa. Es el mejor sistema para mantener un colchón viscoelástico que solo tenga cobertura viscoelástica en una cara. En cualquier caso, si tienes dudas, siempre puedes preguntar a un experto. Como los de la tienda online uncolchon.es, donde puedes encontrar todos los elementos que necesita una cama.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.